Cómo aumentar la velocidad de la página web: 4 consejos para ver resultados

Cuando las páginas del sitio web no se cargan con rapidez, los usuarios y Google se dan cuenta. Mientras que los usuarios probablemente se impacienten y se lleven su negocio a otra parte, los algoritmos de Google tienen en cuenta esta experiencia de usuario lenta en las posiciones de búsqueda que atraen a los nuevos visitantes del sitio web.

Después de consultar los puntos de referencia para la velocidad de la página web, es posible que veas que hay margen de mejora, y si ese es el caso, queremos compartir algunas de nuestras propias ideas para ayudarte a ver un progreso real. Este artículo presenta cuatro consejos que pueden funcionar de forma independiente o colectiva para apoyar tus esfuerzos.

4 trucos probados para aumentar la velocidad de tu página web

1. Reduce y optimiza las imágenes

Cuando un usuario visita una página de tu sitio web, el servidor de tu sitio web recibe una petición HTTP para devolver al navegador los archivos contenidos en la página. Naturalmente, cuantos más archivos se soliciten y cuanto más grandes sean los archivos solicitados, más tiempo tardará la página web en cargarse.

La primera pregunta que hay que hacerse en este caso es: ¿Hay imágenes innecesarias que puedas eliminar? Puede ser que algunas de las imágenes que más tardan en cargarse tengan poca utilidad en la página y que esté bien deshacerse de ellas por completo.

Una vez que conozcas las imágenes que quieres conservar, pregúntate si hay posibilidades de reducir su tamaño. Por lo general, se recomienda que el tamaño de las imágenes sea inferior a 100 KB, muy lejos del territorio de los megabytes (MB). Mientras que plataformas como HubSpot comprimen y redimensionan automáticamente las imágenes por ti, herramientas como Squoosh o TinyPNG te permiten comprimirlas manualmente.

2. Reduce el código CSS, JavaScript y HTML

Al igual que las imágenes innecesarias pueden dificultar el rendimiento de la página web, lo mismo puede decirse del código innecesario. A menudo, cuando los sitios web se renuevan y se construyen, los espacios en blanco, los caracteres y las duplicaciones pueden trasladarse al código. Sin añadir ningún valor al sitio web, estos bytes de datos adicionales suponen un coste para la velocidad de las páginas web.

Reducir el código CSS, JavaScript y HTML es simplemente eliminar estos elementos innecesarios o redundantes del código. Si bien este código más limpio y reducido reduce el tamaño del archivo de una página web y ayuda a que se cargue más rápido, este paso también facilita la combinación y consolidación de tus archivos. Si tienes varios scripts que se ejecutan en tu página, por ejemplo, puedes combinarlos en uno o dos scripts – y al hacerlo, reducir aún más el número de peticiones HTTP.

Mientras que peinar el código de un sitio web puede ser bastante tedioso y llevar mucho tiempo, herramientas como Autoptimize agilizan el proceso de reducción.

3. Reduce el número de redirecciones

Las redirecciones 301 tienen su momento y su lugar, ya sea para consolidar varios contenidos relacionados en una sola página nueva o para trasladar tu sitio web de un dominio a otro. Pero junto a estos esfuerzos necesarios, las redirecciones innecesarias tienden a acumularse en el fondo.

Un ejemplo de ello son las cadenas de redireccionamiento. En el transcurso de varios meses, es posible que se implemente más de una redirección en una página del sitio web, tal vez a medida que el nuevo contenido esté disponible o se implemente una nueva estrategia de SEO. Las múltiples iteraciones entre una URL inicial y la URL de destino pueden dificultar el rastreo de las páginas web por parte de los motores de búsqueda y hacer que los usuarios esperen más tiempo a que se carguen las páginas del sitio web.

Gracias a herramientas como ScreamingFrog, puedes identificar fácilmente las cadenas de redirecciones en tu sitio web y actualizar tus redirecciones 301 para eliminar cualquier paso innecesario. ScreamingFrog también puede ayudarte a determinar si hay redirecciones de sitios web que no sirven para nada y eliminarlas.

4. Habilita el caché del navegador

En un mundo ideal, los usuarios no harán una sola visita a tu sitio web, sino que volverán a ver la misma página o páginas adicionales del sitio web para investigar tus productos/servicios, navegar por artículos y más. Y cuando estas visitas regresan, los navegadores pueden configurarse para recordar los recursos cargados previamente, en lugar de tener que recargar dinámicamente los logotipos, pies de página, etc. cada vez.

Al servir como un banco de memoria, por así decirlo, el almacenamiento en caché del navegador aumenta la velocidad de la página web, ya que se pueden utilizar las respuestas obtenidas anteriormente. En otras palabras, es necesario realizar menos peticiones HTTP para que las páginas se carguen efectivamente, ya que los elementos se almacenan en el navegador durante un periodo de tiempo determinado.

Herramientas como YSlow pueden indicarte si se ha definido una fecha de caducidad para tu caché. Estas fechas de caducidad funcionan como instrucciones para que el navegador solicite los archivos a un servidor o los extraiga de la caché del navegador. En lugar de actualizaciones frecuentes de diseño, los archivos del sitio web pueden almacenarse en la caché normalmente durante un año.

Aumentar la velocidad de la página web, mejorará la experiencia del usuario

Invertir tiempo y esfuerzo en el rendimiento de la velocidad de la página es tan importante para la experiencia del usuario como el diseño y el contenido de tu sitio web. Después de todo, si una página web no se carga con la suficiente rapidez, puede perder el interés de los usuarios y de los motores de búsqueda antes de que puedan apreciar estos elementos.

Aunque hay muchas herramientas disponibles para ayudar en estos esfuerzos, reconocemos que muchas empresas quieren el apoyo de una agencia para combinar estas iniciativas de experiencia de usuario con otros esfuerzos. Con la experiencia interna que se extiende desde el SEO y la generación de demanda a los contenidos y el diseño, Smartbound puede ayudarte con cada parte de la experiencia del usuario – y seguir proporcionando orientación y apoyo a medida que la dinámica de los motores de búsqueda cambian y las estrategias digitales evolucionan.

En línea con esto, Smartbound está trabajando actualmente en un proyecto para ayudar a los clientes a entender la importancia de aumentar la velocidad de la página web. Así, si decides añadir una imagen más grande a tu página web, por ejemplo, tendrás una idea clara de a qué vas a renunciar en cuanto a la velocidad de la página web.

Agencia Inbound Marketing

Tags: